Cómo perdí 20 kilos… historia real contada por la protagonista

Hola soy ;a invitadda de el día de hoy en Masestetica.es y deseo contaros como perdí veinte kilogramos. Siempre y en toda circunstancia por temas de salud, por el hecho de que sabéis que me veo siempre y en toda circunstancia muy, muy guapa y estupenda, si no fuese por la salud lo cierto es que me daría completamente igual.

mujer fuerte y poderosa

Comencé a perder peso merced a una clínica en la que ingresé acá en España, es una sitio dedicado al tema de adelgazar. Afirmemos que el enorme secreto que me descubrió la clínica fue la dieta saludable, sí, tan simple como esto.

Comiendo de todo en cantidades justas que precisa tu cuerpo, pues la clave no es otra que consumir mucho menos de lo que tu cuerpo quema. Deseo matizar que no soy médico, no soy dietista, y que lo que os cuento es mi experiencia personal en la clínica y lo que a mi me afirmaron y lo que a mi me está marchando. No deseo dar lecciones a absolutamente nadie, ni consejos que se puedan tergiversar o bien afectar a la salud de absolutamente nadie evidentemente por el hecho de que cada uno de ellos es un caso, y evidentemente lo más conveniente ¿Vale? Es que vayáis a un médico ya antes de iniciar una dieta, eso lo tengo super claro, no volveré a hacer dietas de gacetas, ni dietas milagro, ni potingues extraños, ni batidos, ni reemplazar comidas por… No! Para poderte hacer la dieta conveniente me hicieron una prueba del metabolismo basal, que afirmemos que son las calorías que quemas en estado de reposo, y creo que tengo suerte pues quemo mil ochocientos, entonces la dieta tras esta prueba que me pusieron fue de mil cuatrocientos calorías.

La dietista se tomó las molestias de explicarme el porqué de las cosas, como hacen acá en Masestetica.es que de ahí que estoy acá compartiendo con vosotros a fin de que os pueda servir asimismo. Basicamente la dieta que me daban en la clínica, que es aproximadamente lo que estoy siguiendo ahora, consiste en por la mañana un café con leche, o bien un iogur si no os agrada el café con leche, me lo tomo de soja en mi caso con cuatro tostaditas de estas que vienen ya en el bulto torradas. Otra ayuda que puedo darles es Chocolate Slim, el batido adelgazante que hace milagros, si quieres saber donde comprar chocolate slim.

Entonces para la hora de comer, me lo mido siempre y en todo momento con los platos para no estar siempre y en todo momento pesando todo ¿no?, me hago un bol pequeño o bien pasta o bien arroz con cosas que no sean muy caloríficas, tipo, le pongo un poco de salsa de tomate sin mucho condumio y después segundo plato con mitad de verdura y la otra mitad de proteína. Entonces tras eso debes tomarte tu fruta, dos mandarinas, una manzana, una pera, y la cena precisamente lo mismo mas el bol de pasta o bien de arroz, en lugar de ponerlo lleno como lo hago en el momento de el alimento. le rebajo dos dedos. Cuando yo por ejemplo estaba con mis rollos de no, deseo ir al gimnasio, deseo tener músculos, protenías, tal, me dijo: “Ell músculo se nutre de todo, no solo de proteínas, eso es muy insalubre, hay que comer de todo, hay que comer asimismo pasta, arroz”. Yo estaba ahí un tanto quejicosa ¿no? pues afirmaba y no me mandáis al gimnasio y no me mandáis a hacer actividad, tenía esta ansia de decir cuando salga de la clínica, pues además de esto la gente a tu alrededor en plan “¡Que irás a la clínica, eh saldrás hecha un figurín, pin, pan!” Mas no, no es ese la meta y el médico me lo dejó muy claro: “No te estreses, no te obsesiones, no has venido acá un mes para perder los veinte kilogramos en un mes, esto es a fin de que te dure de por vida, te debemos educar a comer, instruir a vivir y que prosigas perdiendo en tu casa y que sean tus hábitos vitales saludables siempre y en toda circunstancia y que hagas ejercicio siempre y en toda circunstancia no solo cuando desees tener las nalgas más altas o bien un poco más de biceps, no”.

Mejor ponerse objetivos de este modo, en un largo plazo, no decir, no en un mes deseo perder veinte kilogramos, deseo ya tal, por el hecho de que no, entonces no lo sostienes en el tiempo sobre todo por el hecho de que el tema de la obesidad la mayor parte de las veces está asimismo asociado a temas sicológicos, no es tan simple como decir estoy gordita pues me agrada comer, yo en mi caso he tenido relaciones con el alimento un poco ahí amor-odio ¿no?, de te quiero te como, te odio me haces engordar, entonces esas cosillas puesto que hay que hacerselo mirar y para eso están nuestros queridos sicólogos, que os mando un beso desde acá, me encantáis y me habéis ayudado un montón. Y lo cierto es que la clínica te ayuda mucho, afirmemos a desvincularte y a romper esa relación que hay con el alimento y a no tener ningún vínculo sentimental con ella, no por el hecho de que te halles mal te quejas un atracón y entonces el alimento te hace felíz y soluciona tus inconvenientes. Suena extraño, suena, alguien que no haya tenido este género de inconvenientes puede decir, hablas de el alimento tal y como si fuera una droga, en plan ahí el donut en vena. Y claro charlé con la dietista, solicité cita con ella, por el hecho de que sentía que tenía mucha apetito, digo es que lo paso un tanto mal, tengo apetito, pues yo a ocultas, que no debería hacerlo, hacía ejercicio, ahí había un gimnasio mas tu no podías entrar de manera libre y hacer lo que deseabas, el médico te daba un una parte de una hora de bici o bien lo que desee que consideraba oportuno y no te podías pasar.

Yo puesto que subía y bajaba las escaleras puesto que todas y cada una de las veces que podía, había un patio y me ponía cerca de la clínica a dar vueltas como un hamster para procurar abrasar alguna caloría y claro me afirmó la nutricionista: “Es imposible que tengas apetito pues las calorías que te damos estando en reposo sin hacer nada son pero que suficientes para tu organismo, no puedes tener apetito”, y claro ahí fue cuando le dije: “Bueno, es que no estoy en reposo, reposo, intento moverme pues me estoy estresando un tanto de estar siempre y en toda circunstancia parada y tal y hago esto…” y me dijo: “Veremos, es que si haces actividad física precisas más calorías”. Y deseaba comentároslo por el hecho de que al comienzo no le di relevancia mas la tiene y mucha. Cuando voy al gimansio si que me dejo comer alguna cosa de más y adelgazo del mismo modo si por poner un ejemplo de noche me tocan 60gr de pasta puesto que me como ochenta, me como 20gr más reposadamente por el hecho de que se que lo he quemado, pues la clave no es adelgazar veloz lo antes posible es no pasarlo mal, no pasar apetito y no tener ninguna falta, por el hecho de que es que además de esto en el momento en que te falta hidrato de carbono y te falta azúcar no se vosotras mas me da una mala leche, o sea, estoy que no me puedes ni soplar, entonces deseo que sea precisamente un hábito de vida por siempre.

Bueno la conclusión de todo esto es que vida sana, comer sanísimo y las cantidades precisas no pasar nada de apetito y hacer actividad física, nada de quedarse tumbada en el sofá. Fue la verdad que una experiencia como en un reality, fue una mezcla entre “Gran Hermano”, “Orange is the new black”, “the Biggest loser”, y me llevé bastantes amigas y bueno ¡Que tengáis una estupenda vida sana!

Add a Comment